¿puede ser racista nuestra mascota?


no da la espalda

El Daily Mirror publicó reciente que una perrita “Sessy” era agresiva hacia los seres humanos que no eran blancos.
El artículo se refiere a ella como un “perro racista”, aunque en realidad se atribuye a un problema de ansiedad por miedo y a la falta de conocer a distintas personas diferentes, en una edad temprana.
Aconsejan que, si se va a comprar un cachorro o un gatito, elija a un criador que lo haya estimulado para un ambiente familiar y que si va a adoptar, la elección sería más sencilla, dado que en los centros de rescate siempre se cuidan de socializar y evaluar los niveles de confort entre los animales y las personas.
Se hace híncapie, en la importancia de que desde cachorros conozcan gente de todos los géneros, alturas, edades o raza. Este tipo de problema de comportamiento, es más por una falta de familiaridad y puede ser evitado mediante la socialización.
En el caso de “Sessy“, un psicólogo canino, poco a poco le presentó gente diferente, y ahora, ya no responde agresivamente a la gente de color.
Por lo que, ¿una mascota puede ser racista? ¡¡ No, no puede!!

Fuente:www.mirror.co.uk

Anuncios

Participa y deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s